5 razones por las que comer en familia es bueno para la salud

5 razones por las que comer en familia es bueno para la salud

Comer juntos podría beneficiar su salud física y mental.

Es bien sabido que los niños se benefician al cenar con sus familias. De hecho, a los niños que pasan este tiempo de calidad con sus padres les va mejor en la escuela y tienen un vocabulario más amplio.

Según The Conversation, también tienen tasas más bajas de depresión, ansiedad y siguen dietas más saludables, pero lo que quizás no sepa es que comer juntos en familia también es beneficioso para los padres.

Los beneficios científicos para la salud de comer con otras personas abarcan todas las generaciones. Un estudio encontró que los adultos no emparentados, como los bomberos, tienen un mejor desempeño en equipo cuando cocinan y comen juntos durante sus turnos.

Los adultos que comen solos tienen más probabilidades de saltarse comidas o comer mal, por lo que tienen menos energía y una salud más precaria. Partir el pan con los demás es bueno para su salud física y mental.

 Elija la comida que le brinde la mejor oportunidad para hablar, conectarse y cosechar estos cinco beneficios:

Promueve la alimentación saludable

Cuando los adultos, especialmente los padres, cenan juntos, comen comidas caseras más saludables con control de porciones y más frutas y verduras, ya que modelan buenos hábitos alimenticios para sus hijos. Los padres tienden a reducir los comportamientos destructivos como comer en exceso o beber con más atención cuando sus hijos están mirando.

Es bueno para la salud mental

Los investigadores han descubierto que las comidas familiares pueden conducir al bienestar social y emocional de los padres, incluidos niveles más bajos de síntomas de depresión y estrés. Los padres que comen con sus hijos también informaron que sus familias funcionaban mejor. Las cenas familiares les dan a los adultos y a los niños un tiempo para relajarse.

Construye conexiones más sólidas

Cuando los padres y los niños comen juntos, construyen conexiones más sólidas. Las familias deben apagar la televisión, guardar sus teléfonos celulares y simplemente tener conversaciones cara a cara. Mantenga las conversaciones positivas y anime a sus hijos a hablar sobre su día.

Incluye momentos didácticos

Cenar juntos les permite a los padres enseñar habilidades para toda la vida, como modales en la mesa y etiqueta en la conversación, y si cocinan las comidas juntos, les enseñará a sus hijos cómo convertirse en adultos independientes.

Modela buenas habilidades parentales

Comer juntos en familia también modela buenas habilidades de crianza para sus hijos. Cuando los adolescentes crecen en hogares que tienen comidas familiares regulares, es mucho más probable que repitan esa práctica en sus hogares.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias