Benedicto XVI

Benedicto en 5 frases

Benedicto XVI (en latín, Benedictus PP. XVI), de nombre secular Joseph Aloisius Ratzinger (Marktl am Inn, Baviera, República de Weimar, 16 de abril de 1927), ha sido el 265.° papa de la Iglesia católica y séptimo soberano de la Ciudad del Vaticano. Resultó elegido el 19 de abril de 2005 tras el fallecimiento de Juan Pablo II, por los cardenales que votaron en el cónclave.

El 28 de febrero de 2013 renunció al papado asumiendo el título de papa emérito, con la intención de dedicarse a la oración y el retiro espiritual. Su renuncia fue anunciada por él mismo días antes, el 11 de febrero, y es una decisión excepcional en la historia de la Iglesia, ya que, si bien el sumo pontífice que renunció al papado más próximo fue Gregorio XII (1415), el precedente de Celestino V (1294) es el único del que puede asegurarse que fue de forma libre y voluntaria.

Como cardenal de la Iglesia, Ratzinger ha estado presente en tres cónclaves: Juan Pablo I, Juan Pablo II y el de su elección.

Tras su renuncia, se celebró el cónclave del que resultó elegido el cardenal Jorge Mario Bergoglio, arzobispo de Buenos Aires, como romano pontífice, que tomó el nombre de Francisco.

1.

La situación del creyente, se trata de un todo, o todo o nada. Y sólo atarse a la Cruz lo separa de la nada.

2.

El que no cree puede sentirse seguro en su incredulidad, pero siempre le atormenta la sospecha de que quizá sea verdad, quizás exista Dios. Nadie puede sustraerse totalmente a la duda o a la fe.

3.

La fe es un permanecer en pie confiadamente sobre el suelo de la palabra de Dios.

4.

San Buenaventura señalaba una tentación de todos los tiempos; haber aprendido a medir el mundo, pero olvidarse de como medirse a sí mismos.

5.

Sin la palabra de Dios, sin su comprensión, sin el amor, se llega pronto a la situación del «ya no puedo más» aunque viva en medio de un confort extraordinario.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias